Las rondas campesinas: una mirada a su historia y al rol que tienen.

Las rondas campesinas: una mirada a su historia y al rol que tienen.

L as rondas campesinas llevan más de 40 años dando seguridad a sus comunidades e impartiendo justicia comunal. Conoce su historia y el marco legal bajo el que operan.

Las rondas campesinas surgen a mediados de los años setenta en la provincia de Chota, Cajamarca, como organizaciones formadas por los propios campesinos, a quienes se les empezó a llamar "ronderos".

Su principal función es dar seguridad y mantener la paz en sus comunidades, donde la presencia del Estado es escasa.

Con un sentido propio y comunal, la justicia rondera se extiende a otras regiones y hoy en día atiende diversos problemas como conflictos familiares, disputas entre vecinos e incluso toman decisiones sobre quienes cometen hechos delictivos. De acuerdo con la gravedad de la falta o el delito, quienes transgreden la ley comunal son obligados a realizar trabajos, ejercicios físicos o son castigados con latigazos.

A finales de la década de los 80, las rondas campesinas tuvieron un papel protagónico en la lucha contra el terrorismo, como lo comenta el historiador Daniel Parodi, profesor de las Universidades Católica, De Lima y Ruiz de Montoya.

"Las comunidades campesinas, que habían recuperado sus tierras con la reforma agraria, van a crear estas rondas de patrullaje y de autoayuda. En tiempos del terror, en 1989, el mando militar de la lucha antisubversiva decide cambiar de estrategia. Entonces acuden a las rondas, las potencian, les dan armas de bajo calibre, las capacitan (...) Las vencedoras de Sendero Luminoso en el campo son las rondas campesinas", señaló Parodi. 

El Estado brinda un marco legal a las rondas campesinas. Mediante una ley promulgada en 1986 y luego mediante la Constitución de 1993, vigente hasta la actualidad, se reconoce que pueden ejercer funciones jurisdiccionales dentro de su ámbito territorial, siempre que no violen los derechos fundamentales de la persona. Así lo explica Duberlí Rodríguez, expresidente del Poder Judicial, en una entrevista con RPP.

"En el artículo 149 de la Constitución de 1993 se reconocen facultades jurisdiccionales, vale decir de jueces, a las comunidades campesinas, a las comunidades nativas, con el apoyo de las rondas campesinas. En la Corte Suprema, en el año 2009 tomamos un acuerdo que se llama 'Derecho penal y rondas campesinas' y dispusimos que los derechos que les son reconocidos a los pueblos indígenas también se hacen extensivos a las rondas campesinas, vale decir que las rondas campesinas también pueden desarrollar funciones de juez".

Como muestra de su vigencia e importancia para su comunidad, cuando los candidatos presidenciales Pedro Castillo y Keiko Fujimori planearon realizar su primer debate presidencial en Chota, los ronderos locales manifestaron su disposición a colaborar y dar seguridad al evento, dada su relevancia para el país. Así lo manifiesta a RPP Rafael Heredia, dirigente de las rondas campesinas de Chota.

"Chota es cuna y patrimonio de las rondas campesinas del Perú, es una tierra hospitalaria y acogedora (..) El pueblo está ávido a escuchar a ambos candidatos, no hay ninguna inclinación ni preferencia, queremos escuchar sus propuestas (...) Con las rondas siempre hemos garantizado la seguridad y el respeto (...) Aquí como ronderos ponemos en práctica los valores y sobre todo el respeto a los demás", dijo Heredia. 

De acuerdo con un artículo de la investigadora Raquel Neyra publicado en la revista Ideele, se calcula que actualmente hay en todo el país alrededor de 250 mil ronderos, la mayoría de ellos en la región Cajamarca, que se agrupan en unos 800 comités a nivel distrital, provincial y regional.

El Estado brinda un marco legal a las rondas campesinas. | Fuente: Andina

0 Comentarios

Agregar Comentario: